Cultura sin juez.

Cultura sin juez.

Uno de los problemas que el mundo del copyright, o sea, la industria audiovisual, insiste en que tiene, es que, según ellos, los jueces no entienden su problema cuando no sentencian a su favor, por ello llevan tiempo intentando que estos no entren a juzgar lo que consideran «delito».

Todos conocemos el caso de la Ley Sinde-Wert, donde, tras fuertes movimientos de oposición por parte del mundo de internet principalmente mediante la iniciativa #manifiesto, altamente documentado en la red, nuestros «representantes» accedieron a que un juez tuviese que valorar, al menos, si las medidas acordadas por una comisión del Ministerio de Cultura, podían afectar a la libertad de expresión, aunque no podía entrar a investigar el fondo del asunto, o sea, el presunto delito que una web estaba cometiendo.

Como se avisó por activa y por pasiva y luego se pudo ver, el problema era otro y esas medidas no iban a acabar con la piratería, ni siquiera con lo que ellos consideraban piratería, que no siempre coincidía con lo que ponía la Ley de Propiedad Intelectual y de ahí el problema de base.

Se empeñaron en usar el miedo, sin esto se acaba la Cultura, es un robo… etc, pero no se adaptó la ley a la realidad de internet y las webs de descargas seguían apareciendo a pesar de las trampas.

Pues bien, ni cortos ni perezosos, los señores políticos, en este caso Pedro Sánchez, del PSOE, y buena parte de otros amiguetes, han decidido dar un paso adelante y retorcer el tema un poco más y han modificado la Ley de Propiedad Intelectual de forma que ya «no sea necesaria autorización judicial» si se reanuda la actividad supuestamente «ilícita» por parte de una web.

Cultura sin juez. El sueño del Copyright

El asunto tiene miga porque, en caso de haber existido una denuncia de propiedad intelectual y la Comisión Sinde, que es el organismo dependiente de Cultura, por tanto del gobierno, exigió la retirada, el juez de turno no entró a valorar si existía delito, solo pudo valorar si eliminar el contenido  vulneraba o no la libertad de expresión, pero podemos retorcer más el tema puesto que si, ante la notificación del hecho, el administrador de la web retiró voluntariamente dicho contenido, el supuesto ni siquiera llegó a ser conocido por un juez sino solo por la Comisión.

Pues bien, según la última modificación de la ley, en caso de que la Comisión de Cultura considere que se ha reanudado la misma actividad, podría ordenar el cierre sin otra consideración, con lo que nos encontramos con que podrían cerrar cualquier cosa sin mediar palabra y sin que ningún juez haya tenido ocasión de intervenir. La comisión puede decidir si hay vulneración y ella misma decide también si hay reincidencia sin necesidad de demostrar delito alguno y con total indefensión por una de las partes. A mucha gente esto le parece que, si no lo es, se acerca demasiado a la vulneración de la tutela judicial efectiva, que debemos recordar que consta como derecho en nuestra constitución.

Señoras y señores legisladores, esos para los que cerrar un medio de opinión, difusión de noticias, difusión cultural… y un largo etc de usos totalmente lícitos les parece un asunto menor o administrativo, quisiera recordarles que ese tipo de decisiones, por la posible afectación e impacto en derechos fundamentales, y no uno solo, sino varios e importantes, debe seguir siendo competencia del poder judicial, con las garantías inherentes a todo proceso judicial en un estado de derecho para que no acabe pareciendo un vulgar secuestro de una publicación.

Por todo ello afirmamos que «No cabe Cultura sin Juez».

Red Sin Censura.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.